El empleo del jabón tanto para lavar la ropa como para el empleo en higiene personal ha ido aumentando desde la antigüedad, donde se fabricaban de manera artesanal, hasta la actualidad donde son pocos los artistas que los fabrican manualmente. Los animales también pueden ser otro excelente motivo para trabajar con un material tan agradecido y fácil como es el cartón. En este caso se pueden utilizar diferentes clases de este material para crear unas ovejas-estantería como las que veis en la fotografía superior. Es importante crear y recortar bien el cuerpo pues no llevan prácticamente pegamento, van ensambladas mediante hendiduras para que vayan encajando las distintas piezas y obtener resultados como este. En el cuerpo llevan 2 láminas horizontales de cartón que soportan el resto de la estructura.

Divinas abejitas, ideales para decorar tu huerta orgánica tus hermosas flores en el jardín. La primera idea es muy simple. Se trata de hacer rollos de papel reciclado que utilizamos para forrar un recipiente, adhiriendo el papel con cola vinílica. El resultado, son estos bonitos cuencos de papel.

Un excelente juguete con una botella de plástico: ¿Conoces el habitual juego de atinar a meter una pequeña bolita en un vaso al que está atada mediante una cuerda? Ahora puedes fabricar tu versión de este juego, de manera fácil y entretenida. ¡Y solo con una botella!

Si se nos da bien el trabajo de la madera se puede aprovechar y poner unos pilares y unas patas a un par de cajas para tener 2 alturas y emplearlo como un frutero rústico, un lugar donde guardar los botes de legumbres… ¡ cuanto queramos! La manualidad que presentamos a continuación tiene una doble finalidad, por una parte contribuye a desarrollar la imaginación de los críos, y por otro lado ayuda a crear conciencia a la hora de reciclar y cuidar de medioambiente.

Para la parte de la cabeza va a poder servirnos una pelota de pin pon una de gomaespuma, de esas que usamos para jugar a las zapas en la playa. Si no la tenemos de un color, la podemos pintar, y agregarle adhesivos para los gestos de la cara, a fin de que los ojos queden más saltones y con vida.

Esta manualidad es un poco más difícil. Una botella de plástico transparente, unas tijeras y un tanto de maña van a ser suficientes como para hacer un excelente jarrón. Se corta la parte superior de la botella y después se practican cortes verticales por toda su circunferencia, de unos 5cm de profundidad creando una especie de tiras transparentes. Después se doblan cara adentro y se consiguen jarrones como este.

Quantcast