Igual te semeja muy pronto para empezar a hablar de Halloween, pero lo cierto es que en El Corte Inglés, las tiendas de juguetes y los centros comerciales es ya Halloween con lo que es mejor que te vayas acostumbrando ( si bien lo odies, como mi querida Merak). Lo primero que se nos ocurre cuando tenemos una lata vacía es utilizarla como portalápices ¿verdad?? En un caso así el proyecto no podría ser más simpático y fácil. Solo tenemos que dar múltiples vueltas de lana alrededor de la lata, pegando las puntas con cola a fin de que no se mueva. Con fieltro haremos un círculo grande que decoraremos a gusto. Entonces lo cortamos al medio y pegamos las mitades a los lados para hacer las alas. Pegamos un triángulo alargado de fieltro naranja para el pico. Con 2 tapones de botella negros haremos los ojos, pegando al centro ojos para manualidades. Para pegar todo podéis usar la pistola de silicona caliente, cola escolar. En este último caso deberéis esperar que se seque ya antes de mover el búho.

Dependiendo del tamaño de la botella tendremos que usar más menos lona, aunque lo normal es que una botella suela medir unos 35cm de alto. Por lo tanto utilizaremos un cuadrado de 35 x 35cm para cada florero. Sobre una mesa vamos a poner unas cuantas hojas de periódico y sobre ellas vamos a poner la tela cortadas a medida exacta pegaremos sobre la tela trozos de cinta de carrocero para poder pintar rayas con la pintura del color elegido, donde es más aconsejable usar colores alegres para dar más vida a estos originales floreros.

Es fantástico observar la cantidad de color y de energía que pueden aportar las cajas de fruta (ver ideas ) y similares a la decoración de la casa tras una pequeña rehabilitación (sobre todo, lijado) y maquillaje” (con tapaporos, lima y pintura acrílica).

Ya antes los trastos viejos iban a parar al desván al sótano… Hoy apenas disponemos ya de espacio para guardar viejos muebles, con un resultado sorprendente: la bombilla” del reciclaje y la creatividad se nos activa cuando vemos estas ideas para reciclar muebles: mesas, espejos y cabeceros a partir de puertas viejas… que nos pueden valer para una singular decoración reciclada.

Una idea estupenda es crear un jarro con flores casero muy especial. Con una bola de poliespán poliestireno expandido, tendremos la base de nuestro trabajo. Vamos a coger un montón de bastoncillos para limpiar los oídos y los vamos a cortar por la mitad para después clavarlos en la superficie de la bola. Teñiremos de color la flor mediante un tinte de manualidades, vamos a clavar un palo alargado como tallo (no hace falta que sea totalmente recto) y lo vamos a meter en una botella por ejemplo. ¡Nunca habrás visto nada igual!

Un toque oriental para tu decoración. Si te agrada la papiroflexia, escoge un papel bonito y desata tu creatividad. Puedes hacer pajaritas, barcos, ranas… lo que se te ocurra. Juega con diferentes diseños, tamaños y colores. Mete las figuras en las bombillas, que tendrás que vaciar anteriormente, cuélgalas del techo y ¡listo! Si el papel no te persuade, puedes meter cualquier otra figura en miniatura – si te gusta lo jurásico, los dinosaurios de plástico son excelentes -.

Un envase reciclado que sirve para reciclar debía estar en este listado. Con la imagen creo que ya os hacéis a la idea mas en el tutorial explico pasito a pasito cómo convertir un envase de leche en polvo en una caja para guardar las pilas que luego llevaremos a reciclar. Puntos a favor: prácticamente dos años después sigue como el primer día.

Quantcast